Saltar al contenido

Osculum infame, el beso negro al Diablo

Osculum infame macho cabrio vieja gruja

El Osculum infame o el Beso de la vergüenza, es el nombre del ritual que hacen las brujas cuando se encuentra con el Diablo o demonio durante el Aquelarre. Consiste en besar el ano del diablo, que además ese culo podría ser otra cara del demonio. Sigue leyendo y aprende todo sobre este ritual.

En el Sabbat el diablo asumía la apariencia de un animal, a menudo un macho cabrío o un gato, y las brujas le besaban el ano, los genitales y los pies. Aunque la mayoría de los relatos del beso aparecen durante el período de los juicios de brujas, sus orígenes se remontan a la literatura de los cazadores de herejes de la Edad Media.

Historia Osculum Infame

Las raíces del beso de la vergüenza se remontan hasta finales del siglo II; en el que Minucio Félix, describe la veneración cristiana como una inclinación a los genitales de un sacerdote. En el Imperio Romano, los judíos se enfrentaron a acusaciones similares.

Brujas y hechiceros realizando un Osculum infame, representado en “Compendium Maleficarum” (Compendio de las brujas) por el demonólogo italiano Francesco Maria Guazzo

Un relato del siglo XII sobre herejes que celebraban reuniones clandestinas, describe cómo un gato negro demoníaco era besado en los genitales, debajo de la cola y en las patas.

Guillermo de Auvernia o Gruillermo de París, era un filósofo escolástico de la época medieval. En sus obras se incluyeron demonios en forma de gatos y sapos que recibían besos en las nalgas y en la boca como una forma de adoración de los herejes. Los documentos de propaganda contra los herejes cátaros y valdenses, contenían detalles del diablo como destinatario del humillante homenaje.

El Osculum Infame se incluyó a los cargos contra grupos como los cátaros, los valdenses y los caballeros templarios, para poder justificar el poderlos quemar en la hoguera.

¿Quiénes eran los cátaros y en que creían?

Los cátaros eran una secta cristiana herética que floreció en Europa occidental en los siglos XII y XIII. Los cátaros profesaban un dualismo neo-maniqueo: en el que hay dos Dioses, uno bueno y otro malo, y el mundo material es malo.

Según la fe cátara, había dos dioses: un dios bueno del Nuevo Testamento, que hizo los cielos, la luz, las almas y todas las cosas inmateriales, y un dios malo del Antiguo Testamento, que había capturado las almas y las había encarcelado en el cuerpo humano. Él era el dios de lo material, como el mundo y todo lo que hay en él.

¿De dónde eran los cátaros?

En la primera mitad del siglo XI aparecieron grupos aislados de estos herejes en el oeste de Alemania, Flandes y el norte de Italia. A finales del siglo XI no se supo más de ellos; luego, en el siglo XII, reaparecieron en el sur de Francia.

¿Quiénes eran los valdenses y en que creían?

Los valdeses es un movimiento cristiano del siglo XII, cuyos devotos buscaron seguir a Cristo en la pobreza y la sencillez. Fueron un grupo religioso que surgió a finales de la Edad Media y ahora se considera un precursor de la Reforma Protestante, por su rechazo de varios principios católicos. Repudiaron prácticas romanas como la veneración de los santos y, como no creían en prestar juramento, se negaron a reconocer los tribunales seculares.

¿De dónde eran los valdenses?

Los valdeses surgieron en Francia, pero se extendió rápidamente a España, el norte de Francia, Flandes, Alemania y el sur de Italia e incluso llegó a algunos puntos de Polonia y Hungría.

Los cargos presentados contra los Caballeros Templarios por el rey Felipe IV en 1307 en España, incluían que los acusados habían realizado el Osculum Infame. Durante el ritual, la bruja o el mago desnudo, besaba al Diablo en la boca, el ombligo, en el culo y los genitales; el ritual también podría revertirse con el Diablo o Demonio haciéndole el Osculum Infame a la Bruja.

De las 138 confesiones hechas bajo coacción que sobreviven de los juicios celebrados en París, solo cuatro no admitieron plenamente los cargos presentados; el setenta y cinco por ciento admitió que se había realizado algún tipo de beso indecente en su ceremonia de iniciación. Otro cargo por los que acusaron a estos infelices, era que habían besado el ano de un gato satánico.

La mayoría de los relatos de Osculum Infame aparecen durante el período de los juicios de brujas. Aparecen en la mayoría de las descripciones de de las confesiones a las Brujas, muchas de las cuales se obtuvieron mediante tortura.

El panfleto “Newes from Scotland“, publicado en 1591, proporcionó las primeras descripciones del Osculum Infame a la población inglesa. Lo tenían que hacer como penitencia si llegaban tarde a una reunión con el Diablo.

El folleto contiene casi las únicas ilustraciones contemporáneas de la brujería en Escocia, y es el primer documento impreso escocés o inglés dedicado a la brujería.

Las copias originales se guardan en la Universidad de Glasgow y en la Biblioteca Bodleian de Oxford.

Satanás pasaba lista a los presentes al comienzo del Aquelarre, luego las brujas se acercaban a él, arrastrándose sobre sus manos (movimientos reptilianos) o caminando hacia atrás, y le daban un beso en el ano al mismísimo Lucifer. También formó parte de una ceremonia de iniciación de brujas. Entonces comenzaría el banquete y la alegría. El mismo ritual se tenía que hacer a los demonios de un estatus inferior, el papel también podía revertirse, en el que la bruja era la que recibía el beso.

Ya en el siglo XXI, Jonathan Durrant en su libro “The Kiss in History”, describe el osculum infame como “una parodia del beso de la paz, rito litúrgico de las iglesias cristianas”. También considera que pudo haber sido una referencia indirecta al Beso de Judas y un repudio del cristianismo.

Varias ilustraciones antiguas muestran a los demonios con otra cara en las nalgas (de ahí las Dos caras del Diablo); las declaraciones de algunas brujas de Saboya incluyen confesiones de que habían besado la segunda cara del diablo. El Beso es un rasgo destacado en las confesiones de las brujas vascas; como parte de su ceremonia de iniciación, se les pidió que le dieran un beso debajo de la cola y en los genitales.

Osculum infame significados

Saludo, reconocimiento, sumisión, confianza, intimidad, atracción, cariño.

¿No os recuerda a los perros olisqueándose el culo?

Y en el reino del Dios Animal, el culo es el DNI.

Y por los siglos de los siglos.

Descargar Compendium Maleficarum de Francesco Maria Guazzo PDF (Inglés)